Ene 18, 2020 | News

Sillas ergonómicas, ¿qué son?

El concepto de sillas ergonómicas seguro que lo has oído alguna vez. Pero, ¿qué debe tener una silla para que se considere ergonómica? ¿Es suficiente un respaldo que acompañe la espalda? En este artículo vamos a resolver estas dudas.

Hablemos de ergonomía

La ergonomía es un concepto muy importante que nos ayuda en el día a día a realizar las mismas tareas de una forma más cómoda. En el caso de los trabajos de oficina, pasamos muchísimas horas sentados y probablemente, al final del día tenemos molestias en la espalda, cuello e incluso brazos y piernas.

La definición concreta de ergonomía la dictó el Consejo de la Asociación Internacional de Ergonomía en el año 2000, la cual dice:

Ergonomía (o factores humanos) es la disciplina científica relacionada con la comprensión de las interacciones entre los seres humanos y los elementos de un sistema, y la profesión que aplica teoría, principios, datos y métodos de diseño para optimizar el bienestar humano y todo el desempeño del sistema.

Entendemos por sillas ergonómicas aquellas sillas que las podemos «modificar» para que tengamos una postura cómoda. Que sea regulable es importante porque cada uno encuentra la comodidad de un modo distinto. Ahora bien, ¿cuáles deben ser las regulaciones que debemos de poder aplicar a la silla?

Altura

Requisito fundamental para podernos adecuar la silla según lo altos que seamos.

Profundidad del asiento

Esta característica es muy importante para la circulación de las piernas, ya que desplazando la base del asiento hacia atrás, harás que quede un espacio entre la parte posterior de la rodilla y el propio asiento.

Respaldo reclinable y libre

El respaldo debe poder reclinarse en varios ángulos. Además, debería ser posible dejarlo bloqueado en un punto de inclinación o bien totalmente libre, dejando un movimiento natural de la espalda. Cuando estamos trabajando, no estamos rígidos constantemente; nos levantamos, abrimos cajones, descansamos… Todo esto nos lo ofrece un respaldo reclinable y que permita el balanceo.

No solo eso, sino que el movimiento del respaldo tiene que estar apoyado de un regulador de tensión. De este modo, la tensión se ajusta según el peso de cada uno.

 

Mecanismo sincronizado

Una silla ergonómica está dotada de un mecanismo sincro. Este mecanismo sincroniza el movimiento del respaldo con el del asiento. Conforme el respaldo se desplace hacia atrás, el asiento se moverá en sintonía.

Que se ajuste a tu cuerpo

Cada cuerpo es distinto y sobre todo, cada espalda. Para que la silla sea ergonómica, tiene que disponer de una prominencia lumbar que se pueda ajustar en altura y profundidad para que podamos adoptar una posición totalmente natural.

Por otra parte, la parte del asiento que toca nuestras rodillas por detrás, tiene que tener una pequeña inclinación. Esta ayuda a reducir la presión y favorece la circulación. En cuanto a la dureza del asiento, debe ser media-alta.

El material del respaldo

La transpiración es un must have en el respaldo. Por ello siempre será mejor que la tela sea tipo malla o similar.

Antiestática

Como punto final, añadiríamos que la silla ergonómica debería estar construida con materiales antiestáticos. ¿No te ha pasado eso de levantarte, tocar el pomo de la puerta y que te dé una pequeña descarga?

Artículos relacionados

Relacionado

Qué tener en cuenta a la hora de diseñar tu oficina

Qué tener en cuenta a la hora de diseñar tu oficina

¿Te estás planteando reformas de oficina en Barcelona? Reformar oficina implica la toma de muchas decisiones, ya que hay que realizar la reforma de la forma más adecuada posible. Si es una decisión que ya tienes tomada es importante que valores diversos aspectos antes...

leer más
Trabajando desde casa

Trabajando desde casa

En ADEYAKA BCN sabemos que trabajar desde casa no es la forma más habitual para la mayoría. Es por eso que queremos compartir algunos consejos para ayudaros, durante vuestro teletrabajo, a manteneros conectados y de una forma saludable, durante esta crisis mundial de...

leer más